Facebook Twitter Google +1     Admin

Nueva reestructuración en el reino animal

Hasta ahora, los gusanos acelomados eran vistos como el nexo evolutivo crucial entre los animales simples como esponjas y medusas, y los organismos más complejos. Ahora resulta que estos animales no siempre tuvieron estructuras tan simples como en la actualidad.

El género Xenoturbella vive frente las costas de Escandinavia, Escocia e Islandia. Comparte una estructura corporal simple con los gusanos acelomorfos: Estos organismos, que alcanzan un tamaño máximo de pocos milímetros, carecen de algunos órganos que son esenciales para los animales más complejos. Muchos miembros de ambos grupos viven en el fondo oceánico y se alimentan de partículas orgánicas en el sedimento. Algunas especies son parásitas, como las que viven dentro de los pepinos de mar.

El equipo de Albert Poustka del Instituto Max Planck para Genética Molecular en Berlín ha llegado a la conclusión de que Xenoturbellida y Acoelomorpha forman un filo, al que esos científicos han llamado "Xenacoelomorpha".

De acuerdo con los resultados de la nueva investigación, Xenoturbellida y Acoelomorpha tienen un antepasado común, del que desciende el complejo grupo de los deuteróstomos.

 
División del reino animal
Filogenia modificada. (Foto: © Art for Science)

Por lo tanto, contrariamente a lo que se aceptaba, los gusanos del filo Xenacoelomorpha no siempre tuvieron una estructura simple, sino que perdieron las características típicas de muchos deuteróstomos a lo largo de la evolución. Los gusanos simplificaron su "diseño" debido a que la versión simplificada resultaba tan ventajosa, o incluso más, que la versión completa, caracterizada por una estructura corporal compleja.

10/03/2011 17:25 Antonio José Martínez #. BIOLOGÍA Y GEOLOGÍA DE 1º DE BACHILLERATO

Comentarios » Ir a formulario

pacozamora

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris